Proponen arteria vial que privilegie peatones y facilite tránsito vehicular

La tradicional Avenida Juárez de la capital poblana tendrá un nuevo rostro a partir de 2018 cuando queden concluidos los trabajos de modernización e imagen urbana.

Gabriel Chávez
Puebla, Pue; MX

Desde su origen el proyecto buscó crear una vialidad de accesibilidad universal dentro del primer cuadro de la ciudad, en el que se privilegie al elemento más vulnerable de la pirámide de movilidad: el peatón.

Así, se llevó a cabo la renivelación de las zonas de tránsito de personas, así como la ampliación de banquetas que permitirá realizar recorridos a pie de forma segura y ágil.

Para vehículos automotores se  destinaron 286 cajones en el carril contiguo a la banqueta mediante bahías confinadas, de modo que también existan posibilidades de acceso a las personas que utilizan automóvil para llegar a las inmediaciones.

Como parte prioritaria del proyecto de movilidad se destinaron dos carriles exclusivos para el tránsito de bicicletas.

La obra está acabada en pórfido de 20 centímetros de ancho por largos libres, diseñada para señalética horizontal, en tamaños de 6 por 5 centímetros, así como 6 por 10 centímetros colocados en el arroyo vehicular.

Las banquetas son de mármol sanblasteado en medidas de 45 centímetros de ancho por 1.20 metros de largo; se colocaron bolardos de concreto en la vialidad general y metálicos en los accesos a propiedades.

Además, se incluye la modernización de señalética y sistema de semaforización.

Para desarrollar la obra integral, se realizaron obras inducidas, entre ellas, la más compleja, la sustitución de tubería mixta, debido al nivel de degradación que presentaba, en total se cambiaron tres mil 186 metros lineales en dos cuerpos, con tubería de 12 a 42 pulgadas.

De la misma manera se introdujo tubería para drenaje sanitario por más de cuatro mil metros lineales, en dos cuerpos.

Secretaría de Infraestructura y la de Turismo planearon la obra

En el trazo de la obra que realiza la Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes en coordinación con la Secretaría de Cultura y Turismo, de poco más de medio kilómetro existen 45 pozos de visita, 19 bocas de tormenta y 162 coladeras de piso, para garantizar que no se generen conflictos en tiempo de lluvias.

Para lograr la iluminación adecuada se colocaron 132 luminarias en las seis cuadras que abarca esta vialidad, una de las comercialmente más activas de la ciudad de Puebla, con lo cual se genera un entorno de seguridad a los paseantes.

La obra, que tendrá un costo en su primera etapa –de la 23 sur al Bulevar Atlixco- de 58 millones 699 mil pesos está realizada con recursos federales, así como estatales y quedó lista para ser circulada y caminada en los últimos días de 2017.

Según las estimaciones oficiales 1.5 millones de personas se verán beneficiadas con la modernización de esta vialidad, que lleva a cabo la empresa BFM Infraestructura Sustentable, ganadora de la licitación pública nacional.

Impulsan turismo con mayor infraestructura

La segunda etapa del proyecto que comprende del Paseo Bravo – 13 sur a la 23 sur, la inversión es de 48 millones 670 mil pesos, la cual es desarrollada por la empresa Aplicación de Ingeniería y Consultoría, según consta en el fallo de la licitación SFA-OP-LPN-2017-003 denominada “Mejoramiento en la Avenida Juárez de la calle 23 Sur a la calle 13 Sur, en el municipio de Puebla”.

El arranque de los trabajos de esta etapa se dio el pasado 15 de agosto y tendrán una duración aproximada de 150 días naturales.

La modernización de esta avenida tradicional forma parte la política de impulso a turismo que ha instruido el gobernador José Antonio Gali Fayad, ya que se pretende que las remodelaciones potencien la llegada de turistas y en consecuencia generen derrama económica en la zona, que es de alto impacto comercial.

Además pretende revalorizar la importancia del Paseo Bravo, como atractivo turístico de la ciudad.

En el proceso de la modernización, empresarios y comerciantes de la zona han expresado su apoyo a los trabajos que consideran que en el mediano plazo les traerá beneficios y mayores ventas, no obstante, reconocen que los trabajos han derivado en una disminución de sus ventas, debido a la complicación que se genera en los accesos debido a las obras.

A la fecha el paso de vehículos está permitido de Bulevar Atlixco a la 25 sur, desahogando el flujo de vehículo en esa zona, por lo que la presión social ha disminuido sensiblemente  en esa zona.

El vicepresidente de la Red Mexicana de Franquicias en Puebla, Francisco Lobato Galindo, declaró que pese a la lentitud de los trabajos que se llevan a cabo, resulta innegable que eran necesarios, debido a que se trata de una de las calles más emblemáticas de la ciudad y no se había intervenido desde hace más de 30 años.

Según sus estimaciones, el ritmo con el que se ha desarrollado la obra, ha traído afectaciones al comercio establecido e incluso el 25 por ciento de los establecimientos ha tenido que cerrar sus puertas.

Entre las obras de infraestructura que lleva a cabo el actual gobierno estatal, también destaca la construcción de la Tercer línea de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), así como la ampliación del bulevar Carmelitas, el puente vehicular Xonacatepec y el Parque del Cerro de Amalucan.

La cifra preliminar, en conjunto, es de mil 192 millones, la mayoría de las cuales serán inauguradas durante el primer semestre de 2018.

Para el primer caso, el trazo se modificó, debido a la inviabilidad de espacio, ya que se proponía que corriera sobre la 16 de Septiembre, de modo que se cambió al bulevar Valsequillo iniciando en el cruce con el bulevar José María Lafragua.

En el caso del Parque de Amalucan, se trata del rescate de uno de los pulmones de la ciudad que comprende una superficie de 82 hectáreas, con el cual se busca la recuperación de los suelos para crear un lugar de esparcimiento en el que las familias puedan convivir y realizar actividades deportivas.