Por Jesús Bravo

El presidente Andrés Manuel López Obrador, al inicio de su conferencia mañanera en Palacio Nacional celebró que ayer el Senado de la República eliminara el fuero presidencial y lo calificó como un “hecho verdaderamente histórico” pues esta reforma permite que los mandatarios del país puedan ser juzgados mientras están en el cargo.

El jefe del Ejecutivo Federal recordó que el fuero presidencial se estableció en la Constitución de 1857 y se mantuvo en la de 1917; estamos hablando de cerca de 150 años de mantener este privilegio. Asimismo, señaló que es un gran avance pues “ahora con esta iniciativa, con esta reforma a la Constitución, se va a poder juzgar al presidente por cualquier delito, como cualquier ciudadano”.

López Obrador destacó que tras casi dos años estancada la reforma ya se aprobó en las dos Cámaras (Diputados y Senado), y se mostró convencido de que entrará en vigor antes de terminar este año 2020, aunque todavía tiene que ser ratificada por al menos 17 de los 32 congresos de los estados que conforman el país.
La supresión del fuero forma parte del combate a la corrupción y la supresión de privilegios iniciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.