Por Jesús Bravo

Kamala Devi Harris, vicepresidenta electa de Estados Unidos, recibió delante de las cámaras de televisión la vacuna contra COVID-19, en el único hospital público de Washington D.C, en un intento de eliminar la desconfianza entre la población ante la inmunización, pues afirmó que “se trata de salvar vidas”.

Cabe destacar que la funcionaria electa se puso la vacuna de la empresa estadounidense biotecnológica Moderna, la cual fue la segunda compañía en obtener la autorización de emergencia por parte de las autoridades de Estados Unidos, en el United Medical Center, ubicado en una de las áreas más humildes del sureste de la capital con una población predominantemente afroamericana y la más castigada por la pandemia, con el 20 por ciento de las muertes por COVID-19 de la ciudad.

Después de aplicarse la vacuna, Harris bromeó con que apenas había sentido la inyección, e indicó que su marido, Doug Emhoff, la recibirá después. “Quiero animar a todo el mundo a ponerse la vacuna, es relativamente indoloro, es realmente rápido, es seguro”, aseguró la vicepresidenta electa a los periodistas, quien además expresó que estaba deseando recibir la segunda dosis.

Por otro lado, en las últimas semanas varios políticos estadounidenses han recibido la vacuna contra COVID-19 para generar confianza entre el público. Pues, es importante subrayar que Estados Unidos supera ya los 19 millones de casos confirmados y las 334 mil 600 muertes por la covid-19, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.