En Estados Unidos, el oncólogo geriátrico Hossein Sadrzadeh, que trabaja en el Boston Medical Center experimentó una reacción alérgica grave casi inmediatamente después de recibir la vacuna de la empresa Moderna. Según contó a medios locales, se sintió mareado y se le aceleró el corazón.

También, el médico señaló “tras recibir la vacuna tuve taquicardia, pero pensé que probablemente era ansiedad porque me asusté después de enterarme de las reacciones a (la vacuna de) Pfizer en Estados Unidos, especialmente en personas que tienen alergia a los mariscos, como yo”.

Por su parte, David Kibbe, portavoz del Boston Medical Center, confirmó mediante un comunicado que el doctor Hossein Sadrzadeh había recibido la vacuna de Moderna. De acuerdo con la declaración, el médico “sintió que estaba desarrollando una reacción alérgica y se le permitió autoadministrarse su EpiPen personal. Fue llevado a urgencias, evaluado, tratado, observado y dado de alta. Él está bien hoy“.

Por otro lado, Ray Jordan, portavoz de Moderna, indicó que la compañía no podía comentar públicamente sobre un caso individual. Y, agregó que el equipo de seguridad médica de la compañía investigaría el asunto.

Cabe destacar que la vacuna de Moderna provoca reacciones adversas específicas en las personas que tienen rellenos faciales cosméticos, tal y como lo certificó el comité asesor de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA). Los vacunados tenían hinchazón e inflamación en el área donde se les aplicó el relleno. Aún se desconoce qué componente del fármaco es la que provoca esta reacción alérgica grave en algunas personas, pero el director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la FDA, Peter Marks, consideró que el polietilenglicol puede estar relacionado.

Por Jesús Bravo