Por Jesús Bravo

La Oficina europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer que sus miembros se reunirán para discutir estrategias de testeo, reducción de transmisión y comunicación sobre la nueva variante de COVID-19 aparecida en Reino Unido, en donde el gobierno británico reforzó las restricciones de movimiento de la población en Londres y el sureste de Inglaterra por el alarmante aumento de los casos de coronavirus, que los expertos relacionaron con la nueva variante altamente contagiosa.

El director de la OMS-Europa, Hans Kluge, señaló en su cuenta de Twitter “limitar los viajes para contener la propagación es prudente hasta tener mejor información. Las cadenas de abastecimiento de productos esenciales y los viajes esenciales deberían seguir siendo posibles”.

Cabe destacar que varios países europeos han cerrado sus fronteras a viajeros procedentes de Reino Unido de forma provisional por la nueva variante, la cual según Kluge parece transmitirse “de forma más fácil”, aunque su gravedad todavía no está clara. Asimismo, el responsable de la oficina europea de la OMS destacó que “aumentar las medidas de prevención es crucial”.

Por otro lado, la empresa de biotecnología alemana BioNTech tiene confianza en que su vacuna contra COVID-19, desarrollada junto con Pfizer y cuya comercialización fue autorizada por la Agencia Europea del Medicamento, sea efectiva contra la nueva variante del virus SARS-CoV-2 detectada en Reino Unido y considera que podría rediseñarla en seis semanas para adaptarla.